Una hoja de árbol me enseñó

Guardo esta foto para recordar lo que una vez me enseñó una hoja de árbol. Después de un duro día de trabajo por la mañana, me senté en la hierba para almorzar y recogí esta frágil hoja en forma de corazón. En ese momento, la hoja del árbol me enseñó dos cosas, compartiendo conocimientos intangibles no enseñados en la escuela: Amar siempre a los demás, ya seas completo o fragmentado, humano o más que humano, en perfecto estado o no. Y me hizo notar patrones recurrentes de vida. A medida que la hoja se vuelve amarilla y muere, regresa a las raíces del árbol para convertirse en un suelo nutritivo para las hojas nuevas. La hoja estaba rota y fracturada, pero a la vez estaba hermosa fotografiada entre sus compañeras hojas verdes, el cielo azul y la nueva vida. Y el amor, brillando a través de las grietas de su cuerpo en descomposición. Así es como todos los seres de la tierra conviven y dependen unos de otros. Mis palabras y la luz de la oscuridad de alguien me mantienen en marcha hoy.

Apunte de: Jieyu Jiang, 27. China